La terapia de parejas es un espacio de trabajo donde, con la ayuda de un psicólogo o un especialista, dos personas que mantienen una relación exploran aspectos de su vida personal y emocional, buscando mejorar el bienestar psicológico de ambos con relación a su vínculo afectivo.

Si te interesa convertirte en especialista en terapia de parejas, es importante que reconozcas que no se trata de un proceso que se da de la noche a la mañana y que serán necesarios estudios y capacitaciones para hacerlo posible.

Con esto, a continuación te mostraremos 4 formas a través de las cuales puedes cumplir tu propósito y, de manera profesional, tengas la posibilidad de ser un terapeuta de parejas.

1. Estudiar Psicología en la universidad

Estudiar la carrera de Psicología te asegura una gran preparación académica, ya que la terapia de parejas se apoya en varias técnicas y procesos de intervención que son impartidos, principalmente, a través de un programa educativo universitario.

El profesional en Psicología está orientado a resolver problemas en la psiquis de los miembros de su comunidad con una actitud dirigida hacia la reflexión y la crítica constructiva para alcanzar el bienestar de sus pacientes.

Esto quiere decir que puede aplicar sus conocimientos integrales de varias corrientes filosóficas, epistemológicas, teóricas y técnicas que se estudian en la actualidad para interpretar el comportamiento, la subjetividad y la conciencia.

Mucho de lo que tiene que ver con la terapia de parejas, o casi todo, es un vínculo a nivel cognitivo y emocional entre seres queridos y su entorno. Esto significa que, para ser un buen terapeuta, es necesario explorar conceptos dentro de la Psicología Social, lo que requiere de educación especializada.

Por ejemplo, en asignaturas que se ven en la carrera de Psicología, como Teoría de la Personalidad y Bases Biológicas de la Conducta, aprenderás los conceptos centrales de conducta humana y personalidad y, más importante, las aptitudes y actitudes necesarias para que puedas ayudar a los pacientes, con ética y profesionalidad, a canalizar hábitos y pensamientos que les permitan mejorar sus vidas.

Asimismo, en la asignatura Psicología Social aprenderás las corrientes filosóficas más aceptadas por la comunidad profesional para tratar problemas interpersonales en las parejas. Este aspecto es de vital importancia si quieres convertirte en un especialista, no sólo capacitado, también autorizado para hacer terapia de parejas.

2. Ofrece hacer prácticas gratuitas con tus amigos

Como en muchas cosas de la vida, la teoría sólo es una porción de una disciplina, y la terapia de parejas no es la excepción. El verdadero aprendizaje se adquiere cuando se aplican, en la vida real, los conceptos y corrientes filosóficas que has aprendido en tus estudios.

Una buena manera de convertirte en un terapeuta especializado en parejas es empezar ofreciéndoles a tus amigos una consulta de manera gratuita para resolver pequeños o grandes problemas por los cuales esté atravesando su relación.

Las relaciones amorosas son cambiantes y dinámicas, por lo que cada una es distinta las demás. No siempre los libros te darán una guía para abordarlas con eficiencia, así que es necesario empezar a practicar en el terreno de juego y ganar soltura en los contextos reales.

Es importante recalcar que para brindar una terapia de parejas no sólo es necesaria la disposición a hacerlo. También es fundamental contar con estudios o programas de formación. Y si puedes escoger una carrera donde existan prácticas con parejas reales, habrás conseguido una capacitación integral.

3. Especializarte en Psicología de la Sexualidad

La sexualidad está estrechamente relacionada con la relación emocional de pareja; eso es un hecho. Para convertirte en un especialista en la terapia de parejas es recomendable que conozcas todas las corrientes filosóficas y científicas que tratan sobre los problemas que son extrapolados a partir de las incongruencias sexuales entre dos personas.

Teniendo eso en cuenta, es importante mencionar que la biología también forma parte de este proceso: nuestra cultura está influenciada tanto por nuestra psiquis como por la composición de nuestro cuerpo.

Para ampliar tus conocimientos y que puedas convertirte en un profesional en la terapia de parejas, indagar y capacitarte en este ámbito teórico podría convertirse en un diferencial a la hora de formarte como especialista.

4. Aprende de otros psicólogos

Como punto final en este artículo, el mejor aprendizaje en esta rama de la ciencia tiene que estar equilibrada en lo teórico y lo práctico. Para esto último, se recomienda contar con la tutoría o supervisión de un psicólogo especializado y eficiente en esta vertiente, en aras de convertirte en un experto en terapia de parejas.

Los profesionales del área van más allá de los manuales y las guías, por ello deben prestarle especial atención a la experiencia de otros especialistas que han ofrecido estos servicios con regularidad y entienden de la materia.

También puede ayudarte mucho recibir consejos sobre los pequeños detalles a la hora de realizar las intervenciones con dos personas que desean resolver problemas de pareja. Teniendo en cuenta que necesitarás explorar dentro de su pensamiento, es probable que suceda un evento crítico, tal como un colapso nervioso o un ataque de pánico. En estos momentos la presencia de un profesional entrenado y capacitado puede ser de vida o muerte.

Para finalizar, no podemos desistir del hecho de informarte de que, para ser un experto en la terapia de parejas, es crucial contar con estudios en Psicología Clínica, Social, Experimental y Dinámica, que te darán los conocimientos necesarios para ayudar a las personas a resolver problemas que afecten su calidad de vida personal y de pareja.

Por ello, si lo que te contamos en este artículo llamó tu atención, es momento de que conozcas otras razones para estudiar Psicología en la universidad y tener la posibilidad real de convertirte en un terapeuta capacitado para enfrentar cualquier reto y para mejorar la vida de las personas en tu comunidad.