No temas trabajar y estudiar, ¡tú puedes!

2 min de lectura

 

Es entendible que dé miedo trabajar y estudiar al mismo tiempo, ya que implica doble esfuerzo, porque seamos realistas, estudiar conlleva a un desgaste mental y físico. No es sencillo desvelarse para los exámenes, madrugar todos los días para llegar temprano a clase, mal comer porque no hay tiempo de descanso entre una clase y otra, y a parte, soportar el estrés del tráfico o la lentitud del transporte, y pensar que no vas a llegar a esa clase importante. ¡Qué tenso es ser estudiante!

Aunado a todo este agobio estudiantil, todavía pensar en buscar un trabajo y saber cómo administrar el tiempo sin fatigarse es un caos mental. Sin embargo, no es imposible hacerlo, sólo es cuestión de organización.

Usualmente, cuando se termina la carrera, lo normal es buscar un trabajo para comenzar a ejercer profesionalmente, pero uno de los mayores obstáculos con el que se encuentran los jóvenes es la experiencia profesional; es ese dolorcito que retumba en los oídos cuando en una entrevista laboral preguntan: ¿cuántos años tienes de experiencia?, ¿ya habías trabajado anteriormente este puesto?, y la terrible decepción aparece cuando la respuesta es un “no”.

Lo más importante es buscar un empleo que se ajuste a los horarios de la escuela, por esa razón es preferible tener un trabajo de medio tiempo, para alternar ambas labores y no perjudicar las tareas de la escuela y desatender los estudios.

También, otra opción es buscar escuelas que tengan horarios flexibles. Por ejemplo, que tengan estudios en línea o licenciaturas ejecutivas, las cuales demandan menos tiempo presencial de estudio.

Otro aspecto fundamental es la planificación, se debe encontrar un buen método de estudio, y evitar las distracciones como el celular, la televisión, y las redes sociales. Hacer una agenda es de mucha ayuda, ya que se puede calendarizar cada una de las tareas, y de esta manera no se olvidará ninguna.

El descanso es la clave para sobrellevar ambas actividades y no caer en agotamiento, además que el cerebro necesita un break para seguir procesando más información todos los días.

Si bien, trabajar y estudiar al mismo tiempo puede ser estresante y caótico, es gratificante en muchos aspectos. Primero, porque se adquiere experiencia, – actualmente es un punto importante en una entrevista de trabajo-, y el curriculum vitae empieza a tener más forma y ayudará a tener un mejor puesto. También, es una gran ayuda financiera, ya que al trabajar se percibirá más dinero, y de esta manera podrán costearse con más facilidad los materiales o colegiaturas.

Como se mencionó en párrafos anteriores, hay que encontrar una escuela que dé flexibilidad, y la Universidad Tangamanga (UTAN), la cual cuenta con casi 20 años de experiencia académica en San Luis Potosí, cuenta con licenciaturas ejecutivas, en las cuales los tiempos de estudio son menores a diferencia de una licenciatura regular, por lo que se puede alternar el estudio con el trabajo.

Todo esfuerzo trae consigo una gran recompensa, y cuando uno se apasiona por lo que está haciendo, el empeño es lo de menos.

Quiero Inscribirme ahora

Escrito por luara

¡Únete ahora!

Sé parte de nuestra comunidad y no te pierdas las últimas noticias y consejos para tu formación profesional

¡Solicita más información!
Por favor completa todos los campos